Conoce la Subbética

Zuheros, la joya de la Subbética

IMG_6847
Decir que Zuheros es la “joya” de la Subbética Cordobesa no es exagerar. Enclavado en el Parque Natural Geoparque Sierras Subbéticas, sus casas parecen emerger de la roca. Casas blancas en contraste con la roca caliza característica de la Subbética Cordobesa.
Zuheros es uno de nuestros municipios más pequeños en cuanto a tamaño, pero que alberga uno de los principales recursos turísticos de la comarca, la Cueva de los Murciélagos, que junto con el Cañón del Río Bailón, hacen de Zuheros una parada obligatoria para cualquier turista.
Zuheros es uno de esos pueblos que han sabido mantener el encanto de otra época a través del tiempo. Sus calles son estrechas y sinuosas, con multitud de placitas y rincones llenos de sabor tradicional. Y de fondo, entre el pulcro caserío encalado, la sierra, con sus crestas y tajos salpicados de olivares. Es por esto que en su día fue declarado Bien de Interés Cultural en la modalidad de Conjunto Histórico-Artístico (2003).

La Cueva de los murciélagos es un yacimiento arqueológico de gran importancia y belleza que por sí solo será objeto de una entrada en nuestro blog, por lo que hoy no nos detendremos en él.
Sí es interesante reseñar la existencia en Zuheros de 3 museos, el Museo Arqueológico, donde se recogen hallazgos relacionados con la Cueva de los Murciélagos y otros yacimientos vecinos, El Museo de Costumbres y Artes Populares “Juan Fernández Cruz”, en el que encontramos un gran número de objetos que supusieron un “Modus vivendi” para los habitantes del pueblo y la “Casa Museo-Estudio del pintor Francisco Poyato”, ubicada en un recinto típicamente andaluz y que alberga en su interior obras fundamentalmente surrealistas.
Otro rincón que no debe pasar inadvertido por la persona visitante es el Castillo de Zuheros, que ocupa una espectacular y envidiable posición sobre un enorme risco.
En resumen, Zuheros es un municipio que nos brinda multitud de opciones para disfrutar de nuestro rico patrimonio natural, cultural, etnográfico…etc, y pasear por sus empinadas calles hacen que te transportes a otro tiempo, reviviendo sensaciones únicas e irrepetibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by: Wordpress