Geoparque

El poljé de la Nava de Cabra

IMG_3029

Continuamos recorriendo los Lugares de Interés Geológico que componen el Geoparque Sierras Subbéticas. Comprender el entorno que nos rodea nos permitirá disfrutarlo de una forma más intensa, a la vez que seremos conscientes de la importancia de mantenerlo en buen estado para las generaciones futuras.

Hoy nos detenemos en el paraje de la Nava de Cabra, una amplia meseta oculta en el corazón del macizo calcáreo de Cabra, situada a 900 metros de altitud con una extensión de unos 4 kilómetros. Concretamente en el Poljé de la Nava, ubicado en las coordenadas UTM378396/4149973. El Poljé de La Nava forma parte de la Ruta de los Ammonites del Geoparque de las Sierras Subbéticas.

Esta zona fue bien estudiada con ocasión de la celebración del XIV Congreso Geológico Internacional, celebrado en Madrid en 1926, gracias a la visita organizada por Juan Carandell, entonces catedrático del Instituto Aguilar y Eslava, de Cabra.

Para acceder a esta zona podemos hacerlo por la carretera autonómica A-339, entre las localidades de Cabra (Córdoba) y Priego de Córdoba, por la carretera comarcal CO-6212 que se inicia en el paraje conocido como “Venta de los Pelaos” y asciende hasta el Picacho de la Ermita. El Poljé de la Nava es zona de Reserva, por lo que tan sólo puede atravesarse utilizando el Sendero de uso público “del Río Bailón” ofertado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.

La Nava está circundada por el picacho de Cabra (o picacho de la Ermita, 1.217 m), la sierra de Lobatejo (1.380 m) y la sierra de Camarena.

En uno de sus bordes se encuentra la cascada de Las Chorreras, un pequeño salto de agua de régimen estacional.

 

 

Datos geológicos sobre el Poljé de la Nava

 

La extensa llanura que compone la Nava, es un típico paisaje kárstico. Se trata de un poljé, una gran depresión de fondo plano, rodeada de montañas, donde la disolución de la roca caliza ha tenido un papel protagonista. También influye de manera decisiva la estructura geológica, es decir, la disposición de los terrenos.

Las calizas contienen impurezas insolubles como la arcilla. Al disolverse las primeras, estas arcillas de color rojo (terra rossa) se acumulan en las zonas más bajas. La presencia de rocas impermeables en el fondo del poljé favorece el estancamiento de las aguas, y el desarrollo de un fondo plano.

Existen elementos típicos que se desarrollan en los poljes, y que pueden observarse en la Nava:

  • Dolinas: son depresiones circulares de menor tamaño, formadas por la disolución de la roca (casos muy bien conservados se pueden estudiar en las cercanías del Cortijo de las Majadas).
  • Hums: son resaltes rocosos que no han sido cubiertos por los sedimentos arcillosos, y sobresalen como islas en el fondo del poljé. En la Nava aparecen varios hums de diverso tamaño y litología, y están cubiertos por la vegetación autóctona.
  • Ponor: o sumidero: es un agujero en el fondo de la llanura, a través del cual se produce el drenaje de las aguas superficiales del Poljé. En la Nava no existe un sumidero como tal. Las aguas fluyen con dificultad hacia el exterior de la llanura a través del río Bailón. Algunos investigadores creen que en el pasado, hace unos 350.000 años, cuando el fondo del poljé quedaba a cerca de 20m por encima del fondo actual, existió un sumidero propiamente dicho en la Nava.

 

 

Fuentes utilizadas

-Señalización temática del Poljé de la Nava de Cabra.

-Wiki en su página dedicada al Poljé de la Nava de Cabra.

Parque Natural Sierras Subbéticas – Patrimonio geológico y geodiversidad. Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by: Wordpress