Mundos de mujer

#MUNDOS DE MUJER: GRACIA RAMÍREZ ESTEPA

Hoy vamos a seguir mostrando la historia de nuestra comarca a través de esas mujeres que aportan a la misma ese desarrollo equilibrado, sostenible, empático y pasional.

En esta segunda entrada vamos a conocer a increíble mujer benamejicense, Gracia Ramírez Estepa que ya desde los 13 años comenzó a trabajar en el campo, como muchas de las mujeres de nuestra comarca que vieron truncados sus deseos de continuar estudiando para,  aún siendo niñas, comenzar a trabajar y ayudar en sus hogares.

Coincidimos con ella en una sesión informativa sobre nuestra Estrategia de Desarrollo Local que tuvo lugar en Benamejí, en  el Hogar del Pensionista, a la que acudió con su ropa de trabajo, ya que de dicha reunión se marchaba directamente a su actual trabajo como cocinera en la Residencia de la tercera edad “Santa Teresa de Jesús” de Benamejí.

La elección de la hostelería como actividad fue en un principio fruto de la casualidad puesto que con 17 años se casó y comenzó a trabajar en el bar del Círculo de la Amistad que por aquel entonces y durante 18 años, regentaron sus suegros. Además de en la hostelería, como muchas mujeres de nuestra comarca, se veía en la necesidad de trabajar como limpiadora de hogar de manera que, junto con su marido, pudiesen “sacar adelante” a sus 3 hijos. Incluso durante varios años trabajó en una casa de unos Condes en Málaga, a la que se marcharon de “trabajadores internos” ella y su marido, dejando a sus tres hijos con sus abuelos. “Esa fue mi peor experiencia vital, veníamos los sábados por la tarde y nos marchábamos los domingos, era duro dejar a tus tres hijos atrás”, nos cuenta con la mirada perdida en el pasado Gracia.

Fue precisamente esa necesidad de estar con sus hijos lo que hizo que Gracia y su marido se plantearan volver y lo hicieron de vuelta a sus orígenes (trabajando en el campo, como limpiadora de hogar…).

Sin embargo, y convencida de la necesidad de formarse para alcanzar un trabajo más estable y con mejores condiciones, aprovechando la experiencia en hostelería que tenía y con la oportunidad de realizar un curso de Formación Profesional Ocupacional que duró un año, pudo comenzar a trabajar en la vecina localidad de Lucena en diferentes centros hosteleros durante 11 años.

Una de las oportunidades que ella no dejó escapar tampoco y que le ayudó también a continuar con su formación, fue la apertura del Hotel Prestige, en Lucena. Para poder comenzar con sus labores allí, previamente tuvo una formación en la Escuela de Hotelería de Lucena. Dichos meses de formación se añadieron a la que ya había adquirido previamente, más todos los años de experiencia que acumuló, habiendo desarrollado labores no sólo de camarera, sino también de Maître .

Lo que sí tiene claro es que el ser mujer le ha limitado a la hora de ascender, ya que ha tenido que demostrar más. Recuerda el esfuerzo que tenía que hacer a la hora de ofrecer un vino, por ejemplo. En numerosas ocasiones no le hacían caso y ella notaba que era por ser mujer, puesto que si el mismo vino lo ofrecía al mismo cliente un compañero varón, éste aceptaba la sugerencia.

Además, y eso lo dice con pena, el ser mujer en hostelería parece que da “libertad” para tratar a las mujeres de forma poco “elegante”. Ella reconoce haberse sentido en numerosas ocasiones coaccionada por clientes varones y ha presenciado también ciertos abusos sobre compañeras, que por supuesto ni ha aceptado ni ha permitido.

Cuando nos ponemos analizar con ella el papel de las mujeres en la sociedad de Benamejí, sociedad en la que está incluida directamente, no sólo por su trabajo sino también por estar asociada a la Asociación de Mujeres la Yedra de Benamejí y a la Asociación Bena Dance de la que ha sido presidenta durante 2 años, tiene claro que, aunque ha evolucionado el papel de la mujer en ella, aún queda mucho por trabajar. Y si hablamos de las mujeres que desde la política trabajan por la igualdad, sin lugar a dudas ve un cambio positivo.

Esta mujer que, a pesar de su juventud también es abuela, que habla de su familia con una gran pasión, que también reconoce que tener a una persona junto a ti conviviendo de manera complementaria, que para nada le ha puesto trabas a su trabajo (y eso que en numerosas ocasiones los horarios han sido bastante complejos, llegando a casa a altas horas de la madrugada) y que ha sentido siempre apoyo de la familia, le ha ayudado a crecer como persona y como mujer.

Finalizamos nuestra charla pidiéndole que nos aporte ideas para que el trabajo que el GDR SUBBÉTICA realiza para conseguir que nuestra comarca sea una Comarca en Igualdad, sea más acertado y/o visible y Gracia tiene claro que se ha de trabajar con la juventud, que es el futuro de nuestra comarca. Se ha de trabajar directamente con centros educativos que faciliten la formación en igualdad directamente a la juventud.

Sin lugar a dudas, esta sección nos ayudará a conocer más y mejor a mujeres de nuestra comarca que trabajan diariamente para que nuestra comarca se desarrolle de manera sostenible y ello conlleva, sin lugar a dudas, tener presente la igualdad.

Muchas gracias a Gracia Ramírez Estepa, una incansable mujer benamejicense que ha aceptado amablemente participar en esta serie de entrevistas que harán que la mujer de la Subbética sea más visible y valoremos más y mejor las aportaciones de la mitad de nuestra sociedad, en la mayoría de los casos invisibilizada.

#SubbeticaComarcaenIgualdad

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by: Wordpress