AGENDA 2030-ODS

ODS 2.- HAMBRE CERO

Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Vamos a tratar de explicar este objetivo de desarrollo sostenible de forma general y analizando también qué puede aportar la comarca de la Subbética y, sobre todo, su ciudadanía para conseguir las metas propuestas por la ONU.

¿Por qué es importante este Objetivo?

Tras décadas de un continuo descenso, el número de personas que padecen hambre (medido por la prevalencia de desnutrición) comenzó a aumentar lentamente de nuevo en 2015. A día de hoy, más de 820 millones de personas se acuestan habitualmente con hambre. De ellos, alrededor de 135 millones padecen hambre aguda, debido principalmente a los conflictos humanos, el cambio climático y las recesiones económicas. De acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos, la pandemia de la COVID-19 podría duplicar ahora esa cifra y añadir unos 130 millones de personas más que estarían en riesgo de padecer hambre aguda a finales de 2020.

Con más de 250 millones de personas que podrían encontrarse al borde de la hambruna, es necesario actuar rápidamente para proporcionar alimentos y ayuda humanitaria a las regiones que corren más riesgos.

Al mismo tiempo, es necesario llevar a cabo un cambio profundo en el sistema agroalimentario mundial si queremos alimentar a más de 820 millones de personas que padecen hambre y a los 2000 millones de personas más que vivirán en el mundo en 2050. El aumento de la productividad agrícola y la producción alimentaria sostenible son cruciales para ayudar a aliviar los riesgos del hambre.

Pero además, como ya hemos indicado, el hambre se ha agudizado con la pandemia debido a la COVID-19, para lo que se insta a los países a que:

  • Satisfagan las necesidades alimentarias inmediatas de sus poblaciones vulnerables.
  • Estimulen los programas de protección social.
  • Mantengan el comercio mundial de alimentos.
  • Mantengan en funcionamiento los engranajes de las cadenas de suministro nacionales.
  • Apoyen la capacidad de los pequeños productores para aumentar la producción de alimentos.

 

Este Objetivo tiene 8 metas:

2.1. Para 2030, poner fin al hambre y asegurar el acceso de todas las personas, en particular pobres y personas en situaciones vulnerables, incluidos lactantes, a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año.

2.2. Para 2030, poner fin a todas las formas de malnutrición, incluso logrando, a más tardar en 2025, las metas convenidas internacionalmente sobre el retraso del crecimiento y la emaciación de menores de 5 años, y abordar las necesidades de nutrición de adolescentes, las mujeres embarazadas y lactantes y las personas de edad.

2.3. Para 2030, duplicar la productividad agrícola y los ingresos de las personas productoras de alimentos a pequeña escala, en particular las mujeres, los pueblos indígenas, las familias agricultoras, pastoreo y personas pescadoras, entre otras cosas mediante un acceso seguro y equitativo a las tierras, a otros recursos de producción e insumos, conocimientos, servicios financieros, mercados y oportunidades para la generación de valor añadido y empleos no agrícolas.

2.4. Para 2030, asegurar la sostenibilidad de los sistemas de producción de alimentos y aplicar prácticas agrícolas resilientes que aumenten la productividad y la producción, contribuyan al mantenimiento de los ecosistemas, fortalezcan la capacidad de adaptación al cambio climático, los fenómenos meteorológicos extremos, las sequías, las inundaciones y otros desastres, y mejoren progresivamente la calidad del suelo y la tierra.

2.5. Para 2020, mantener la diversidad genética de las semillas, las plantas cultivadas y los animales de granja y domesticados y sus especies silvestres conexas, entre otras cosas mediante una buena gestión y diversificación de los bancos de semillas y plantas a nivel nacional, regional e internacional, y promover el acceso a los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos y los conocimientos tradicionales y su distribución justa y equitativa, como se ha convenido internacionalmente.

2.6. Aumentar las inversiones, incluso mediante una mayor cooperación internacional, en la infraestructura rural, la investigación agrícola y los servicios de extensión, el desarrollo tecnológico y los bancos de genes de plantas y ganado a fin de mejorar la capacidad de producción agrícola en los países en desarrollo, en particular en los países menos adelantados.

2.7. Corregir y prevenir las restricciones y distorsiones comerciales en los mercados agropecuarios mundiales, entre otras cosas mediante la eliminación paralela de todas las formas de subvenciones a las exportaciones agrícolas y todas las medidas de exportación con efectos equivalentes, de conformidad con el mandato de la Ronda de Doha para el Desarrollo.

2.8. Adoptar medidas para asegurar el buen funcionamiento de los mercados de productos básicos alimentarios y sus derivados y facilitar el acceso oportuno a información sobre los mercados, en particular sobre las reservas de alimentos, a fin de ayudar a limitar la extrema volatilidad de los precios de los alimentos.

Pero ¿qué podemos hacer?

Podemos realizar actuaciones simples que redundarán directamente en aquellas personas con mayor índice de hambruna e intentar alcanzar, en nuestro círculo cercano (municipio o comarca) las metas planteadas para este Objetivo. Vamos a poner 10 ejemplos actuaciones que pueden ayudar a alcanzar las metas:

1.- Corre la voz, cuantas más ideas contra el hambre se difundan, más personas actuarán.

2.- Dona alimentos no perecederos a organizaciones benéficas.

3.- Apoya los programas de asistencia alimentaria.

4.- Proporciona alimentos a escuelas de países en desarrollo. Cuando se les da el almuerzo, aumenta el número de alumnado.

5.- Lleva en tu automóvil una bolsa de manzanas o latas de conserva para las personas “sin techo” que puedas encontrarte en tu camino.

6.- Si puedes, da algo a dichas personas “sin techo”, una fruta, una botella de agua, una moneda o incluso una sonrisa es mejor que no dar nada.

7.- Apoya a la agricultura local comprando productos en mercados agrícolas.

8.- Muchas personas y entidades proveedoras de alimentos de emergencia necesitan adquirir competencias en contabilidad, redes sociales o redacción. Ofrécete como persona voluntaria para compartir tu experiencia una vez por semana.

9.- Lee un libro sobre el hambre. Conocer mejor sus causas te preparará mejor para marcar la diferencia.

10.- Si eres persona empleadora, sé consciente de las necesidades de las personas que trabajan a tu cargo, ofréceles un salario digno y complementa con suministros del hogar o ayudas para la educación de sus hijos e hijas..

Ya conocemos algo más de este OBJETIVO, si quieres profundizar en su conocimiento puedes hacerlo visitando la web https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by: Wordpress